¿Cómo nace el cómic de Mortadelo y Filemón?

Solo para novos clientes | Contenido Comercial | +18

Mortadelo y Filemón es una serie de cómics obra de Francisco Ibáñez, que se publica desde su nacimiento en el año 1958. Su éxito ha hecho que se adapte a multitud de medios, desde el cine a representaciones infantiles.

Las primeras historias

El nacimiento de este cómic tuvo lugar en el número 1394 de la revista Pulgarcito. El primer nombre con el que se lanzó este cómic fue “Mortadelo y Filemón, agencia de información”, en alusión directa a la esencia de la historia: una parodia cómica de la tradicional ficción de detectives.
Además, el nombre de esta serie de historietas de humor sigue la tendencia de la época, en que era habitual que se bautizasen con pareados en el título siempre basados en el nombre del protagonista de la historia. Después de proponer diversos nombres a la editorial Bruguera, Ibánez optó por Mortadelo y Filemón, en principio haciendo referencia a la mortadela y a un filete.

picture

Desde sus inicios, los personajes protagonistas ya estaban muy bien definidos: Filemón (el jefe de la agencia y un hombre siempre enfadado) y Mortadelo, alto, calvo y siempre disfrazado de las cosas más increíbles. Se les puede considerar también una parodia de los célebres Doctor Watson y Sherlock Holmes, con toques de El gordo y el flaco.

El aspecto de ambos protagonistas evoluciona a medida que pasan los capítulos. Así, en sus inicios Filemón vestía chaqueta y sombrero de felpa, fumaba en pipa y tenía en muchas ocasiones un aire parecido a las ilustraciones más tradicionales del personaje de Sherlock Holmes. Mortadelo, por su parte, también incluía en su vestuario bombín y paraguas negro y destacaba, sobre todo, por unos ojos medio cerrados , que le hacían parecer muy despistado.

Igualmente, era la estructura de las primeras historias era muy sencilla y correspondía al esquema básico de los cómics publicados en aquella época por la editorial Bruguera: una única página en blanco y negro, con 6 filas de viñetas que narraban cómo alguien contrataba los servicios de los detectives, la misión se intentaba cumplir pero fracasaba y acababa en un desmayo o una persecución. En caso que la historia ocupara la portada de la revista, se sustituía el blanco y negro por el color para dar más vistosidad.

En el año 1969, la serie va un paso más allá y los personajes se incorporan a la T.I.A, una supuesta agencia de espionajes en la que reina el caos y que es una parodia, en este caso, de las historias de espías. Para ello, se incorporan nuevos personajes, como el superintendente de la organización, el profesor Bacterio y la secretaria Ofelia. Las historias pasan en esta fase de las 4 páginas iniciales a 44.
Desde sus inicios, una de las características de las historias de Mortadelo y Filemón es su humor, conocido técnicamente como slapstick. Es decir, durante toda la historia los personales sufren accidentes constantemente, que incluyen hechos tan graves como explosiones o aplastamientos. En cambio, en un par de viñetas se recuperan sin problemas.